Desarme

Dos policías franceses se quedaron armas de ETA para coleccionarlas

La banda terrorista comenzó a entregar su arsenal entre 2017 y 2018, alertando a los agentes de Bayona de la ubicación de sus escondites

Dos policías franceses se quedaron armas de ETA para coleccionarlas
Agentes de la policía francesa durante la operación de desmantelamiento del arsenal de armas de ETA en Biarritz. (Bob Edme)

ETA, que anunció su renuncia a la lucha armada en octubre de 2011, empezó a entregar su arsenal a las autoridades francesas entre 2017 y 2018. El método que se utilizó fue pasar a la policía de Bayona información sobre la ubicación de varios de sus escondites. Parte de esas armas tenían que ser destruidas y otras tenían que conservarse para verificar si habían sido usadas.

Las autoridades extrajeron unos 80 detonadores, metralletas M4, un Kalashnikov y 357 Magnum, entre muchas otras. En total, más de cien armas y municiones. Según el inventario, una de las guaridas también tenía armas usadas en atracos, según detalla el diario Le Point. El arsenal se guardó en una casa prefabricada del centro de desminado de Arras.

ETA comenzó su desarme entre 2017 y 2018
ETA comenzó su desarme entre 2017 y 2018 (Archivo)

Ahora se ha descubierto que estas armas nunca fueron destruidas según estaba previsto en el protocolo. Después de una investigación por parte de la policía judicial de Lille, la fiscalía de Arras decidió despedir a un oficial. Una información anónima detalló que se estaba almacenando armamento de forma ilegal.

En septiembre, cuando se inició la investigación, la policía descubrió el refugio. En su defensa, los agentes implicados en estas irregularidades han declarado ser unos apasionados de las armas. Coleccionistas que no tenían, al parecer, ninguna intención de traficar con ellas. La justicia parece creer en su historia.