Fútbol
La Europa League en directo | Getafe - Ajax | Cluj - Sevilla

Órdago judicial

Lesmes, el fiscal vinculado, desde siempre al PP, hasta el punto de que se le considera “un magistrado político”; el mismo que formó parte de la comisión de expertos del proyecto de reforma de la ley orgánica del Poder Judicial aprobada por Rajoy, y base del control actual que el PP tiene de la estructura judicial; al tiempo, el hombre que preside el mismo órgano (aunque hace más de un año que debería estar renovado) que ayudó a definir y que, al llegar al CGPJ, hizo las modi­ficaciones necesarias para conseguir el control de las decisiones; el mismo al que, a causa de esta obsesión por el control del poder interno, y según Ekaizer, se le considera el líder de una especie de secta dentro de la magistratura conocida como grupo de amigos de Lesmes ; también el mismo que hizo movimientos de cargos de su confianza en el Supremo, como maniobrar contra la candidatura del juez José Manuel Sieira para nominar a Luis María Díez-Picazo, secretario de Estado con Ruiz-Gallardón, lo cual motivó peticiones de dimisión por parte de Jueces por la Democracia.

También fue quien dijo aquello de “el Estado de derecho tiene su fun­damento último en la unidad de España”; al mismo tiempo, el hombre que, como presidente del Consejo, forzó la marcha atrás en la sentencia que obligaba a los bancos a pagar el impuesto en las escrituras notariales del prés­tamo, lo cual provocó el escándalo más grave de la historia del TS y un ataque letal a la independencia judicial; ­también el personaje que se negó a ­investigar el chat interno del CGPJ donde varios magistrados hacían comentarios ofensivos hacia los líderes independentistas, comparando la situación de Catalunya con el nazismo y haciendo un llamamiento a impedir cualquier tipo de diálogo, hecho que motivó que el president Torra pidiera su dimisión.

Lesmes, vinculado siempre al PP, ahora se preocupa por la designación de Delgado

También fue Lesmes quien, en una lacrimógena carta en homenaje al finado juez Juan Antonio Ramírez Su­nyer, responsable de iniciar, desde el juzgado de instrucción número 13, el proceso contra los preparativos por el referéndum del 1-O, y responsable, en consecuencia, de iniciar la judicialización del procés y sentar las bases de la represión posterior, le decía en tono de épica tronada: “Cambiaste el rumbo de la historia de nuestro país”, y etcétera.

Este es el hombre que se ha quejado porque Pablo Iglesias dijera que la justicia española ha sido humillada en Europa y ha expresado su profundo malestar por el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general. Parece que está preocupado por “la independencia de la justicia”. Sin palabras.