Antecedentes históricos

La polémica del bigote del embajador de EE.UU. en Corea del Sur

Los surcoreanos han criticado a Harry Harris porque su bigote les recuerda a los generales japoneses que colonizaron la península

La polémica del bigote del embajador de EE.UU. en Corea del Sur
Harry Harris, de origen japonés, ha sido criticado en los medios de comunicación de Corea del Sur (Heo Ran / AP)

El bigote del embajador de los Estados Unidos en Corea del Sur, Harry B. Harris Jr., está siendo objeto de malestar entre muchos surcoreanos.

Tal y como informa The New York Times, Corea del Sur mantiene una larga animosidad hacia Japón debido a la ocupación japonesa en la península de Corea en 1910. Los generales japoneses que gobernaron en Corea hasta el 1945 llevaban bigote y por ello, el vello facial de Harris ha sido considerado un insulto.

Hideki Tojo, un general del ejército imperial japonés, con el mítico bigote
Hideki Tojo, un general del ejército imperial japonés, con el mítico bigote (valverdedelcamino)

El pasado jueves, el embajador, que es un almirante retirado de la Marina que nació en Japón, fue criticado en los medios de comunicación surcoreanos y en las redes sociales.

El enviado, de 63 años, ha explicado a los periodistas en Seúl que su bigote “se ha convertido en un punto de fascinación aquí”. “He sido criticado en los medios y en redes sociales debido a mi origen étnico, porque soy un estadounidense de origen japonés”, agregó.

El bigote

Una marca de su retirada como militar

Harris, quien se convirtió en embajador en Seúl en julio de 2018, dijo que su decisión de dejarse crecer el bigote no tenía nada que ver con su herencia japonesa. Afeitado durante la mayor parte del tiempo que sirvió en la Marina, explicó que había comenzado a dejarse bigote para marcar su retiro.

El Korea Times ha llegado a afirmar que su bigote “se ha asociado con la última imagen estadounidense de ser irrespetuoso e incluso coercitivo hacia Corea” y que ha sido ridiculizado por ser gobernador general en vez de embajador.

El embajador no minimizará su origen étnico

Según The Guardian, el embajador ya había sido criticado por su apoyo a las demandas de Donald Trump para que Corea del Sur pagara cinco mil millones de dólares para acoger a 28.500 soldados estadounidense en el país.

En octubre, 19 estudiantes fueron arrestados después de intentar escalar las paredes alrededor de la residencia oficial de Harris para protestar por su apoyo a Seúl para soportar una carga financiera más pesada.

Harris ha señalado al Korea Times que nadie había criticado a los anteriores líderes coreanos con bigote. Agrega que entiende los antecedentes históricos de las tensiones actuales entre Japón y Corea del Sur, pero que no iba a minimizar su origen étnico en respuesta a los comentarios racistas.

“Soy quien soy”, dijo. “Todo lo que puedo decir es que cada decisión que tomo se basa en el hecho de que soy el embajador estadounidense en Corea, no el embajador estadounidense japonés en Corea”.