Transición ecológica

Alemania inyectará 40.000 millones en las regiones tocadas por el fin del carbón

Las regiones con cuencas mineras recibirán compensaciones hasta el 2038

Alemania inyectará 40.000 millones en las regiones tocadas por el fin del carbón
Una planta de RWE en Grevenboich (WOLFGANG RATTAY / Reuters)

Alemania se dotó este jueves de un calendario preciso para el abandono del carbón con el horizonte del año 2038, que prevé ayudas a las regiones con cuencas mineras e indemnizaciones a las empresas del ramo.

Casi un año después de que la llamada Comisión del Carbón presentara sus recomendaciones al respecto, el Gobierno federal y los cuatro estados federados afectados (Renania del Norte-Westfalia, Brandemburgo, Sajonia y Sajonia-Anhalt) pactaron los términos del proceso que llevará a poner fin al uso del carbón en las centrales eléctricas. Todo ello cuajará en un proyecto de ley a adoptar el próximo 29 de enero por el Consejo de Ministros, de modo que el Bundestag (cámara baja del Parlamento) pueda aprobarlo previsiblemente el próximo mayo.

Fondos

Las operadoras afectadas por el cierre de centrales eléctricas de carbón también serán compensadas

El acuerdo entre el Gobierno de gran coalición de conservadores y socialdemócratas de la canciller Angela Merkel y los cuatro länder –culminado tras horas de negociaciones en la noche del miércoles al jueves– prevé que estos reciban en torno a 40.000 millones de euros en total hasta el 2038, básicamente para que los empleos vinculados a los yacimientos de carbón puedan reconvertirse para que los trabajadores tengan perspectivas de futuro, según aseguró el ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz.

Ese montante se desglosará en 14.000 millones primero para facilitar inversiones de calado en esos länder y en sus municipios, pero el Estado federal se compromete a inyectar en esos lugares hasta 26.000 millones de euros adicionales.

Planta de carbón de RWE en Grevenbroich, cerca de Colonia
Planta de carbón de RWE en Grevenbroich, cerca de Colonia (WOLFGANG RATTAY / Reuters)

Las empresas operadoras obligadas a reducir actividad serán compensadas con 2.600 millones en el oeste y con 1.750 en el este. Consorcios como RWE, EnBW, Unipver y el proveedor checo EPH con sus sociedades alemanas Leag y Mibrag verán reducidos los ingresos con los que contaban, debido al cierre anticipado de las centrales de carbón que operan.

Tras meses de negociaciones, y con la opinión pública muy movilizada sobre todo por el movimiento #FridaysForFuture inspirado por la activista sueca Greta Thunberg, el Gobierno alemán se apresuró este jueves a proclamar este paso como un gran avance y compromiso. “La salida progresiva del carbón comienza ahora”, se felicitó en rueda de prensa la ministra de Medio Ambiente, la socialdemócrata Svenja Schulze, que además se mostró confiada en que sea posible abandonar el uso del carbón ya para el 2035, es decir, tres años antes de lo estipulado.

Una protesta de #FridaysForFuture en Berlin
Una protesta de #FridaysForFuture en Berlin (HAYOUNG JEON / Efe)

Con todo, Schulze recordó que Alemania necesita ampliar más la energía eólica y solar, pues el país se halla también en ruta hacia el abandono de la energía atómica, con el último reactor nuclear destinado a apagarse a finales del 2022. “Somos el primer país que está saliendo de la energía nuclear y del carbón sobre una base vinculante, y esto es una señal internacional importante que estamos enviando”, dijo la ministra. El plan forma parte de las medidas destinadas a reducir para el 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero al 55% de sus niveles de 1990.