Canal Andorra

Se inicia el proceso de adhesión de Andorra al FMI

Si se cumplen los plazos habituales, en un año Andorra podría formar parte del Fondo, en la línea de homologación de las relaciones internacionales del principado

Se inicia el proceso de adhesión de Andorra al FMI
Panorámica del plenario de las reuniones anuales del FMI y del Banco Mundial (Sam Kittner / FMI)

Un paso importante para las relaciones internacionales del Principado. El ejecutivo ha solicitado formalmente el ingreso en el Fondo Monetario Internacional (FMI), un proceso que suele durar un año para los estados que aspiran a formar parte del organismo financiero. El FMI es una institución internacional compuesta por 189 miembros. Solo hay cinco países, entre los que se encuentra Andorra, que son miembros de Naciones Unidas pero que no forman parte del FMI.

La petición de ingreso en el FMI se formalizó en una carta dirigida a Kristalina Gueorguieva, directora gerente de la organización. La decisión se hizo pública en una comparecencia conjunta del ministro de Finanzas, Eric Jover, y del secretario de Estado de Asuntos Financieros, Marc Ballestà.

Andorra hace años que mantiene relaciones con el FMI, pero los contactos se han acentuado y acelerado a partir de diversos factores. En primer lugar, el dictamen final de la última legislatura de la Comisión Especial de Vigilancia y Prevención de Riesgo para la Estabilidad Financiera del Consell General. En segundo lugar, por las recomendaciones al respecto que han hecho el Parlamento Europeo y la UE en el marco del Acuerdo de Asociación entre Andorra y los 27 estados miembros. Y en tercer lugar, porque las agencias de rating ven con buenos ojos la incorporación del país pirenaico gracias a sus esfuerzos para regularizar su situación en el panorama financiero internacional.

Ingresar en el FMI ofrece una solvencia internacional que podría mejorar el rating de país

Ser miembro ofrece un grado de homologación que ayuda a un reconocimiento internacional de Andorra que puede tener como consecuencia una mejora de su rating de país. Entrar en el organismo garantiza que los estados miembros cumplen con las directrices de transparencia e información internacional, lo que les otorga solvencia y credibilidad ante los mercados.

Andorra obtendría con su entrada en el organismo el acceso a asistencia técnica y formación, por ejemplo, en temáticas financieras o estadísticas. El país también podría recibir financiación en caso de necesidad.

Esther Puigcercós, presidenta de Andorra Banking, que representa las entidades bancarias del Principado, valora positivamente que se inicien los trámites para entrar en el FMI, y lo considera una iniciativa que favorece el crecimiento del país.

Una vez solicitada la adhesión, se establecerá un canal permanente de asistencia con uno de los directores ejecutivos del FMI. Luego, una delegación técnica del organismo financiero internacional visitará Andorra. Entre las atribuciones de este grupo de trabajo está la proposición de una cuota que pagará el Principado, como el resto de estados miembros, y cuya cantidad se calcula en base a un coeficiente que tenga en cuenta aspectos macroeconómicos como el PIB, el grado de apertura, la variabilidad económica y las reservas internacionales.

A continuación, la dirección del FMI analizará todo el trabajo de la delegación y propondrá una resolución que deberá aprobar la junta de gobernadores del organismo. El Govern de Andorra también deberá dar su visto bueno al documento final. De aquí saldrá el instrumento de ratificación que deberá ser aprobado por el Consell General del Principado. A partir de ahí, la integración del país al FMI sería un hecho.

Entrar en el FMI es un tema relevante para el Principado, un sello de garantía y credibilidad internacional, pero, como opina con acierto el presidente del grupo parlamentario Tercera Via, Josep Pintat, es un elemento de reputación que hay que estudiar y valorar cuando se conozcan y analicen bien todas las contrapartidas y sus costes.